<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-TQT3FTV&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

23/05/2020

¿Cómo seguir creyendo en el Presidente?

Tras un improvisado discurso y una temerosa falta de convicción para transmitir sus mensajes, nos preguntamos: ¿Cómo seguir creyendo en el Presidente?

Autor:

El Presidente protagonizó ayer uno de los peores discursos pronunciados durante toda la cuarentena.

 

A pesar de señalar que se trataba uno de los más importantes; la improvisación y la inseguridad fueron las notas características durante toda su presentación.

 

Se le notaba temeroso de anunciar la medida recién aprobada en Consejo de Ministros y poco convencido de darla a conocer.

 

Dio muchas vueltas sobre temas completamente  irrelevantes. Hizo alusión al formato y a la cantidad de páginas del decreto que publicaría al día siguiente, sin un sentido claro de prioridad.

 

Repitió durante eternos minutos los mismos mensajes que ha venido ofreciendo todos los días, denotando falta de preparación y profesionalismo para comunicar tan importante mensaje.

 

El discurso de ayer nos dejó a muchos una sensación de inseguridad y temor respecto a las decisiones que se está tomando el gobierno; y quizás sea porque no están siendo comunicadas adecuadamente.

 

No necesitamos un Presidente que salga todos los días a hablar durante una hora con mensajes improvisados.

 

Requerimos de un mandatario bien preparado para comunicar ideas; que no divague, que transmita seguridad y convicción de lo que va a decir.

 

Si la improvisación y la oratoria no son una virtud; entonces la preparación y el ensayo previo deben ser la regla.

 

La forma de comunicar puede ser incluso más importante de lo que se comunica. Un mensaje que no llega fuerte y claro, es mejor que no llegue.

Fuente: